RSS

Archivo de la etiqueta: frutas

¿Conoces los micronutrimentos?

Todos los alimentos que consumimos contienen nutrientes o nutrimentos, en mayor o menor cantidad. Cada uno de ellos cumplen funciones específicas en el metabolismo del cuerpo que nos ayudan a mantenernos sanos.

En el área de nutrición, reconocemos dos grupos de nutrimentos de acuerdo a la cantidad en que se requieren. No tiene nada que ver con su importancia, puesto que todos son indispensables para un funcionamiento óptimo del cuerpo. Los distinguimos en Macronutriementos y micronutrimentos.

Los macronutrimentos, componen el 99 % de los alimentos que consumimos y nos aportan energía. Consideramos dentro de estos a los Carbohidratos o azúcares, las proteínas y las grasas también llamadas lípidos. Los micronutrimentos, son sustancias nutritivas que el cuerpo necesita en pequeñas cantidades (menos del 1 %) y sirven para protegernos de algunas enfermedades. Estos, al igual que los macronutrimentos, los encontramos en los alimentos que consumimos diariamente.

Los micronutrimentos, también son conocidos como vitaminas y minerales; Entre los más comunes, encontramos la Vitamina A, la serie de vitaminas B, la vitamina C, el ácido fólico, y los minerales hierro, yodo, calcio y zinc.

Cuando consumimos diariamente una dieta variada y preparada con diversos alimentos, nos aseguramos de consumir los micronutrimentos suficientes y otras sustancias nutritivas necesarias para vivir sanos.

En todas las etapas de la vida son importantes, sin embargo los niños, los adolescentes y los adultos mayores, necesitan poner especial interés en llevar una dieta adecuada, ya que esto ayudará a que no sufran deficiencias de nutrimentos como la Vitamina A, C, Calcio, hierro, ácido fólico y Zinc.

A continuación te desglosamos a grandes rasgos algunas cosas importantes que debes saber.

Vitamina A: Se encuentra en la leche, el queso, las verduras y frutas de color verde, amarillo y naranja. Previene problemas de la vista, diarreas, infecciones de la piel y retardo del crecimiento y desarrollo.

Complejo B: Aquí se incluyen las vitaminas B1, B2, B6 y B12. Las verduras de hojas verdes, los frijoles, los cereales integrales, el huevo y las carnes son fuente de estas vitaminas, así como la levadura de cerveza que es una excelente fuente de vitamina B12.

Vitamina C: La mayoría de las frutas cítricas como la naranja, limón, toronja, guayaba, los vegetales verdes, el jitomate, y especialmente la guayaba y el chile, son fuente importante de esta vitamina. Favorece un mejor aprovechamiento del hierro y previene enfermedades respiratorias, sagrado de encías y problemas de cicatrización.

Ácido fólico: Se encuentra presente en todas las verduras de color verde obscuro (quelites, acelgas, espinacas), frijoles, habas, así como en carnes. Esta vitamina disminuye las enfermedades diarreicas, anemia en mujeres embarazadas y en niñas y niños menores de 5 años.

Hierro: Las verduras de hojas verdes, los frijoles y las lentejas son fuente importante de este mineral, sin embargo siempre deben ir acompañadas de una pequeña dosis de vitamina C para mejorar su absorción. No dudes añadir un poco de limón o algún otro alimento rico en vitamina C para que sea más nutritivo. Evita la anemia, principalmente en niños y niñas menores de 5 años, así como mujeres en edad fértil.

Yodo: Presente en el pescado y en la sal yodada. Previene el bocio (abultamiento en el cuello) y problemas de crecimiento y desarrollo en niñas y niños. Calcio: Se encuentra en la tortilla de maíz, el amaranto, los vegetales verdes y especialmente en el ajonjolí. También en los productos lácteos. Protege contra la osteoporosis, el raquitismo y la debilidad de huesos y dientes.

Zinc: El pescado, los cereales integrales y los vegetales de hojas verdes con fuentes importantes de este nutrimento. Su deficiencia afecta principalmente a adolescentes, adultos, mujeres embarazadas y madres que amamantan. Puede provocar retraso de crecimiento y envejecimiento prematuro.

Recomendaciones

La alimentación recomendable debe aportar, además de la energía que se necesitan para vivir y/o crecer, las vitaminas y minerales necesarios para estar sanos. Las vitaminas A, B, C, el ácido fólico y los minerales como el hierro, el calcio y el yodo son básicos para una nutrición adecuada.

Las mujeres embarazadas y las que amamantan, deben comer diariamente alimentos ricos en vitaminas, proteínas y minerales para no sufrir anemia, descalcificación, desnutrición y para evitar tener niños desnutridos.

En los adultos y ancianos es muy importante que la dieta diaria sea variada así como incluir frecuentemente frutas y verduras.

 
2 comentarios

Publicado por en 13 septiembre 2011 en A la luz de la ciencia

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

La fibra y sus beneficios (Parte 2)

En el post anterior explicamos qué es la fibra, para qué sirve y qué alimentos son buenas fuentes de fibra, pero…

¿Cuánta fibra se recomienda consumir diariamente?

Este es un tema que se encuentra en revisión; sin embargo, las últimas recomendaciones de fibra total para niños son: de 1 a 3 años 19 gramos por día (g/día), para los de 4 a 8 años 25 g/día, para los niños de 9 a 13 años, 31 g/ día y para las niñas de la misma edad 26 g/ día. Los adultos se recomienda un mínimo de 35 a 40 g/día.

Es de subrayar que el consumo abundante de  líquidos es indispensable para que la fibra no cause trastornos digestivos.

¿Cuántos tipos de fibra dietética existen?

La fibra puede clasificarse en soluble e insoluble, lo cual depende de la reacción que tenga con el agua.

La fibra soluble:

  • Facilita la excreción de sustancias grasas, como el colesterol.
  • Ayuda a regular la absorción de hidratos de carbono (azúcares) simples y, por ende, a controlar la glucemia (niveles de azúcar en sangre).
  • Se encuentra principalmente en avena y leguminosas (frijoles, habas, lentejas, garbanzos, soya), así como en la parte interior de las semillas.

La fibra insoluble:

  • Da consistencia a las heces fecales.
  • Facilita la digestión.
  • Promueve la regularidad en la defecación
  • Previene el estreñimiento.
  • Se encuentra principalmente en el salvado de trigo, cascarilla de cereales, verduras y frutas.

¿Cómo ayuda la fibra dietética en el control del hambre y la saciedad?

Se ha visto que el contenido de fibra en los alimentos influye en la regulación del apetito y la saciedad. La fibra estimula la secreción de saliva y jugo gástrico producido por una mayor masticación, también provoca una mayor distención gástrica y retraso en su vaciamiento, lo que deriva en una sensación de saciedad por un tiempo más prolongado.

¿Cómo se puede lograr una alimentación con un contenido adecuado de fibra?

Algunas sugerencias prácticas son:

Comer una variedad de alimentos: De esta forma es más probable que se ingieran tanto fibras solubles como insolubles y por consiguiente se obtengan todos los beneficios de ambas.

Ingerir diariamente muchas frutas y verduras: Para los adultos se recomiendan por lo menos 5 porciones de verduras y frutas al día. Una porción equivale a 1 pieza mediana de fruta, 1 taza de verdura y/o fruta, 1/2 taza de jugo 100 % natural de fruta (incluso de naranja) o 1 tza de jugo de verduras 100 % natural, 1/4 de tza de fruta deshidratada. La porción para niños es la mitad de la aconsejada para los adultos (Ver http://www.cincopordia.com.mx).

Considerar las verduras y las frutas como componentes centrales de los platillos y no sólo como complementos (guarniciones): Por ejemplo, elija mejor una ensalada abundante en verduras con media pechuga de pollo desmenuzada, sobre una pechuga completa que tiene como acompañamiento un poco de brócoli y zanahorias.

Esgoger los alimentos que aporten mayor cantidad de fibra por porción. Por ejemplo, del grupo de cereales, prefiera los granos, panes integrales y tortillas integrales (como la de maíz) que los de harina refinada; si se va a planear una botana, preferir palomitas y verduras en trozos que frituras de harina.

Preferir el consumo de verduras y frutas enteras y con cáscara en lugar de purés, peladas o en forma de jugo. Por ejemplo, una manzana con cáscara aporta tres gramos de fibra aproximadamente, si se consume pelada, en puré o en jugo se perderán 20, 40 y 94 % del aporte de fibra respectivamente.

Hay muchas razones para considerar mejorar nuestro consumo de fibra, pero ciertamente Elena de White expresa una de las mejores razones para ello “El Señor se propone que su pueblo vuelva a vivir a base de frutas, hortalizas y cereales sencillos. . . Dios les proveyó a nuestros primeros padres los frutos en su estado natural” (CSRA p. 96).

Los cereales y las frutas, preparados sin grasa en forma tan natural como sea posible, deben ser el alimento destinado a todos aquellos que aseveran estar preparándose para ser trasladados al cielo” (CSRA. p. 75).

 
2 comentarios

Publicado por en 29 julio 2011 en A la luz de la ciencia

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,