RSS

Viva como un Adventista

iasdcon-sombra1

El grupo de población que ha suscitado un mayor interés entre los investigadores, es el de los miembros de la  Iglesia Cristiana Adventista del Séptimo Día, repartidos por todo el mundo en 204 países. Los adventistas siguen, en general, una dieta ovo-lacto-vegetariana (algunos vegetariana pura, sin huevos ni lácteos), rica en frutas, cereales integrales, verduras y hortalizas; además, practican un estilo de vida sano, exento de tabaco, bebidas alcohólicas y otras drogas. Desde hace más de cien años, los adventistas vienen practicando este estilo de vida con notables resultados.

Los efectos de sus costumbres son tan llamativos, en cuanto a una mejor salud y una mayor longevidad, que han atraído la atención de investigadores de todo el mundo. Las más prestigiosas revistas científicas han publicado estudios sobre la salud de los adventistas.

Existen más de 150 estudios de investigación realizados sobre este singular grupo de población, compuesto por personas de las más diversas razas y culturas.  En todos estos estudios se constata que los adventistas disfrutan de una mejor salud que el resto de la población:

  • Menos infartos (un 45% menos que la población en general)
  • Menos casos de cáncer, tanto de pulmón (hecho que podría explicarse por su abstinencia de tabaco), como de estómago, o de colon (lo que podría estar directamente relacionado con la dieta pobre o exenta en carne). También se observan menos casos de cáncer de mama, de próstata o de otros órganos que no tienen una relación directa con los hábitos o con la alimentación.  Esto muestra que la acción preventiva de una dieta y un estilo de vida sano influyen sobre el conjunto de todo el organismo, y no solamente sobre un órgano concreto.

Muchos investigadores se han preguntado ¿En qué se basan los adventistas para haber adoptado estos hábitos de vida sana? ¿Qué motivación los guía para ello?

En primer lugar, parten de la base de que, tal como relata Moisés en el libro del Génesis, Dios creó al ser humano vegetariano.  Los cereales y las frutas fueron el primer alimento provisto para la especie humana.

En segundo lugar, los adventistas se adhieren a aquella declaración de san Pablo en la que dice. “¿No sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que está en vosotros, que tenéis de Dios, y que no sois vuestros? porque habéis sido comprados por precio.  Por tanto, glorificad a Dios en vuestro cuerpo.”

Los adventistas tienen muy claro que la buena salud no es el resultado de la casualidad, sino que proviene del respeto a las leyes naturales que el Ser Supremo ha establecido, y que conocemos gracias al estudio de la anatomía y de la fisiología humana.

En tercer lugar, los adventistas son personas que tienen una esperanza. Esto ya es de por sí un motivo de buena salud. Fundamentan su fe en la promesa del advenimiento de “un cielo nuevo y una tierra nueva, donde habita la justicia”, en los que no habrá más sufrimiento ni dolor, y donde  los seres humanos y la naturaleza entera volverán a tener  el esplendor y la belleza que poseyeron en un principio.

Son muchos los pueblos y grupos sociales que, por distintas razones y motivaciones, han llegado a la conclusión de que la alimentación a base de vegetales es la más saludable y satisfactoria para el ser humano.

Es curioso observar como en los países desarrollados de Occidente, donde la dieta cárnica está tan arraigada, hay cada vez más interés por la alimentación a base de vegetales. Los hábitos, la salud y la ciencia, están cada vez más de acuerdo.

Universidades tan famosas como la de Yale, de Estados Unidos, ofrecen a sus alumnos  un menú con alimentos vegetarianos, integrales y ecológicos.  Las hamburguesas y los filetes con papas fritas, que durante tantos años fueron los preferidos de los jóvenes en los países desarrollados, están siendo sustituidos por los productos elaborados a base de soja, los cereales integrales en diversas presentaciones, las ensaladas, y las hortalizas procedentes de cultivos biológicos, sin conservantes, colorantes ni otros aditivos.

En los últimos años, los investigadores y expertos en nutrición han comprobado que es más importante la calidad de los alimentos, que la cantidad; que las necesidades de proteínas son menores de lo que se pensaba, y que el problema de la nutrición de los países desarrollados es precisamente el excesivo consumo de alimentos de origen animal, de grasa y de azúcar, y la falta de productos vegetales (fruta, cereales y hortalizas).

Un artículo de U.S. News & World Report presenta: “10 hábitos de salud que le ayudaran a vivir hasta los 100”. En el punto número 8, el consejo es: “Viva como un Adventista del Séptimo Día”. Ellos destacan el estilo de alimentación y también el hecho de que los Adventistas están focalizados en la familia y en la comunidad.

FUENTE: http://health.usnews.com/articles/health/baby-boomer-health/2009/02/20/10-health-habits-that-will-help-you-live-to-100.html

 

Una respuesta a “Viva como un Adventista

  1. Mónica Handysides

    18 mayo 2013 at 3:57 PM

    Esto es totalmente cierto!
    Orgullosa de ser ADVENTISTA DEL SEPTIMO DIA

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: